Ójala nos perdonen


A.M. HOMES
Después de las cien primeras páginas te das cuenta de que estás ante una novela que no pretende otra cosa que romper en pedazos el modelo de bienestar de unas típicas familias norteamericanas, después de las quinientas cincuenta restantes ya no sabes nada. Ha destruido todo, y lo ha recompuesto a su aire y según su criterio de escritora radical: todo funciona pero nada responde a los patrones de normalidad. Incluso en algunos momentos la novela parece tan sencilla que hasta que no te paras a pensar en dónde está y quién es cada uno de los personajes, no eres consciente de hasta qué extremo ha trastocado una imagen de la familia feliz. Brillante hasta ponerla en el altar de las grandes escritoras actuales.Maquetación 1

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s